viernes, 14 de junio de 2013

Tips & Tricks #2 Poses y Timming

En realidad este es un truco breve, y aunque es uno de los primeros consejos que te dan los animadores pro cuando estás empezando, la primera vez que lo leí fue en el blog de Cameron Fielding, para mi uno de los tipos que más me ha ayudado con sus consejos blogeros y sus maravillosos scripts "vida más fácil".

Hasta que uno coge fluidez y es capaz de intuir más o menos de serie cuál es el timing de las cosas, libra una dura pelea entre "me agobio poniendo poses o me agobio dejando rápidamente fluida la animación y ya retocaré los personajes". Meeec, creo que lo segundo es un error más que común, que yo por ejemplo he cometido mucho (por eso mismo le metí mucha caña al consejo anterior de hacer primero previos).

En realidad, al principio tendemos a querer dejar bonito el conjunto rápidamente, y como no tenemos soltura con todo no solemos trabajar mucho las poses. Es la falta de paciencia lo que lo provoca, uno de los grandes enemigos del animador, así que luego el resultado tiende a ser pobre, pues son precisamente éstas las que van a dar vida a nuestro trabajo, nos van a diferenciar del resto y hasta nos van a ahorrar mucho tiempo y otras poses extra por no haberlas definido bien.

Lo primero sin duda antes de afrontar una animación es tomar referencias, estudiar bien qué queremos hacer, sentir cómo lo haría el personaje y darle varias vueltas mentales a lo que va a ser el resultado final antes de darlo por bueno. Ponerse directamente delante del ordenador a ver lo que sale es otro error muy común. Cuando lo hagamos tenemos que tener MUY CLARO qué es lo que vamos a hacer y cómo. Necesitamos llevar un guión mental perfecto para poder trabajar bien, ya que nuestro trabajo delante de la pantalla será simplemente plasmar todo lo que hemos pensado, no pensarlo sobre la marcha.

Dicho esto, y después de analizar lo que será nuestro trabajo, hace tiempo cogí prestada esta idea: dibuja cada pose y olvida el timming. Es decir, posa al personaje cada frame, te lleve el tiempo que te lleve, y cuando termines la pose de ese frame, vete 5, 6 ó 10 frames hacia delante -da igual- y crea la siguiente pose... y así hasta que tengas toda tu animación (o haz principios y finales y luego intermedios, etc., según tu método, pero olvida el timming real). Más adelante, cuando ya tengas todas las poses definidas será hora de ajustar el timming para dejar la acción perfecta.

Por supuesto esta idea se puede conjugar con otras, que en realidad son complementos.

La primera de ellas es usar el tipo de curvas correcto, porque de otro modo el resultado va a quedar un poco velado y va a ser más difícil llevar este concepto a cabo. De esto me di cuenta por ejemplo cuando hice mi primer rough en stepped (el sistema de curvas "bruscas" de Maya -o constant en Blender, por ejemplo-), ya que hasta entonces había estado usando curvas linear y esa transición entre frames sólo me hacía ver timmings feos, preocupándome más de eso que otra cosa. Empezar a usar este tipo de técnica me ayudó a ir potenciando las poses olvidándome del resto. Así, una vez terminadas (pero trabajadas de verdad), me era más fácil ajustar los tiempos y finalmente con esto listo cambiar a otro tipo de curvas y personalizar detalles editándolas con el Graph Editor.

Otra ayuda para este sistema de poses, que puede sonar básico pero si se usa de verdad es muy efectivo, es visualizar sólo el tronco de los personajes antes de empezar una pose, olvidándonos de las extremidades, lo que consigue que saquemos más jugo de muestros recursos, ya que no estamos delimitados por dónde quedan las manos, dónde los piés, etc. El tronco es siempre el que define el movimiento, incluso en una animación de dedos sobre una mesa, y saber moverlo es un gran paso para hacer una acción creíble. Luego ya podemos volver a visualizarlo todo, o quizá sólo otra parte concreta, y hacer los ajustes necesarios para dejar la pose fina. Así que ocultar estas partes para trabajar hace un mundo. La idea es "trabaja en jerarquía para conseguir una buena pose". Pero ojo, sin olvidar luego que la animación es un conjunto, no un grupo de piezas sueltas.

Aunque parezca increíble, es precisamente haciendo estas cosas y olvidándome del timming como aprendí a hacer un mejor timming, y por supuesto animaciones más estéticas, algo que siempre hay que ir mejorando y precisando pero que poco a poco se va dominando más.

2 comentarios:

  1. Que buenos trabajos.!! Los tips son de mucha ayuda.
    Gracias..!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ;) , que anima a seguir compartiendo cosas.

      Eliminar